4/12/09

Echale la culpa a ¿Georgie?

Ya somos el olvido que seremos.
El polvo elemental que nos ignora
y que fue el rojo Adán y que es ahora
todos los hombres y los que seremos.

Ya somos en la tumba las dos fechas
del principio y el término. La caja,
la obscena corrupción y la mortaja,
los triunfos de la muerte y las endechas.

No soy el insensato que se aferra
al mágico sonido de su nombre;
pienso con esperanza en aquel hombre
que no sabrá quien fui sobre la tierra.

Bajo el indiferente azul del cielo,
esta meditación es un consuelo.

8 comentarios:

  1. Esto debería figurar en el blog de Patán.

    ResponderEliminar
  2. Si no es del Ciego merecería serlo.
    Ya somos nuestra tumba.
    Y no es malo saberlo.

    ResponderEliminar
  3. ¿No leyó el epitafio en lo de Patán?

    ResponderEliminar
  4. Hablando de todo un poco, curiosa forma de consuelo (prefiero 1/4 de helado).

    ResponderEliminar
  5. Prefiero pensar que aunque no fuera, es una hermosura. No, no es nada malo.

    Si maia, si. Chiste. Todo tiene que ver con todo.

    Consuelo por qué?

    ResponderEliminar
  6. bárbaro, pero todavía estoy de duelo
    :-))))))))

    ResponderEliminar